Red de Apoyo para víctimas de Sectas

  Volver al
 Principio

 

Sectas Peligrosas
Guyana
Tokio, Japón
Waco, Texas
-  Caso Reciente
Orden Templo Solar
Heaven's Gate
Satánicas
Iglesia de la Unificación
Uganda, Africa
AlQaeda
España
Sectas P.R.
Puerto Rico (Entrevista)
- P.R. (Investigación)
Características Secta
Definiendo el Fenómeno
-  Sus Características
Caer en la trampa
Líderes - Características
Fotos - Líderes
Prevención

 


 

 


 












Sectas Destructivas
Terrorismo Religioso
©  Enid Miranda Matos 2004


¿POR QUE LAS PERSONAS CAEN EN LA TRAMPA DE LAS REDES CULTICAS?

Ante este escenario tan irreal uno se pregunta: "¿Por qué las personas caen en la trampa de las redes cúlticas? ¿Qué razones puede tener una persona para entregar su voluntad y su mente a un psicópata?"; sobre todo cuando en esa entrega se pierde más de lo que se gana?

Pues bien, las razones son siempre personales. Por eso podemos decir que hay tantas razones como personas. Sólo podemos mencionar algunas de las razones más frecuentes y comunes. Pero advertimos que este listado que presentamos no es final ni completo. Es sólo una muestra.

RAZONES PARA ENTRAR EN UN CULTO PELIGROSO:

1.  Soledad. El ser humano es, por naturaleza un ser social y sociable. La soledad es necesaria, sí, pero la compañía de otros seres humanos es también esencial para nuestra salud física y psicológica. Todos deseamos compartir y ser comprendidos. Esto lo saben muy bien las sectas. Por eso anuncian sus ideologías como la solución a la soledad: ofrecen amor, compañía, comprensión, amistad, etc. Se presentan como un grupo de personas que están dispuestas a cerrar filas por ti, a acompañarte en las buenas y en las malas. Las personas que entran en las sectas se sienten inmediatamente acogidas como los protagonistas de una aventura única a la que sólo tienen acceso los elegidos. Lo que no se les informa es que estos ofrecimientos no son gratuitos. Te exigen obediencia ciega, lealtad a costa de lo que sea. Sin embargo, la solidaridad y compañía que ofrecen es percibida por el adepto como honesta porque está ciego y es continuamente engañado.

2.  Afán de novedad, de experiencias fuertes, de soluciones rápidas y fáciles, de éxito. Hay está de moda todo lo mágico, lo esotérico, lo parapsicológico, lo ufológico. Todas estas novedades provocan sensaciones nuevas y fuertes, casi violentas, estimulan el morbo. A través de ellas se pretende ofrecer respuestas a todas las preguntas e inquietudes de forma fácil y rápida. Los cultos saben lo que la gente quiere y se lo ofrecen con bombas y platillos.

3. Pérdida de valores. Se predica que los valores tradicionales son viejos y han demostrado su incapacidad para hacernos felices. Por eso hay que tirarlos a la basura y sustituirlos por otros que, por nuevos, son mejores. Hoy día está generalizada la idea de que lo nuevo es mejor que lo antiguo... aunque lo nuevo no sea más que la apariencia renovada de lo que ya conocían nuestras abuelas.

4.  Falta de expectativas. Las personas quieren la felicidad aquí y ahora. Las expectativas no se posponen por nada ni por nadie. No se quiere pasar trabajo ni esperar mucho tiempo. Vivimos en la era de lo inmediato y por eso lo queremos todo rápido En las sectas las personas buscan renovar su fe y su esperanza con paradigmas que les actualicen las promesas del mundo feliz aquí y ahora.

5.  Falta de información. En este siglo caracterizado por las comunicaciones y el exceso de información parece contradictorio señalar ésta como una razón para entrar en las sectas. Lo que sucede es que, precisamente el exceso de información ha provocado desinformación, lo que en antropología se llama entropía cognitiva. Tenemos acceso a tanta información para tomar decisiones tantas opciones a nuestro alcance que esto mismo nos atrofia y obnubila. Por otro lado, la presión social nos exige estar siempre bien informados. Pero como nos gusta lo fácil y rápido, no queremos perder tiempo en informarnos. Encontramos más ventajoso que un líder que se muestra comprensivo con nuestras necesidades esté dispuesto a lograr lo mejor de nosotros tomando él las decisiones y los riesgos. Él pasa el trabajo, y el adepto se limita a obedecer.

6.  Crisis. Todas las personas hemos pasado y pasaremos alguna vez por crisis ya sean por fracaso escolar, pérdida de un ser querido, problemas con los padres, etc. Hay que hacer comprender a los jóvenes que estas crisis no son condiciones humanas sino problemas, situaciones que, aún cuando despierten hastío, tristeza o depresión y, como tales, pasajeros. Cualquier  situación límite de este tipo provoca un debilitamiento psicológico en las personas que las hace más susceptibles de caer en el engaño, y más cuando se fragua en la promesa de salir de la crisis.
 

¿QUIEN ES SUSCEPTIBLE DE CONVERTIRSE EN UN ADEPTO O DEVOTO?

  • Cualquier persona es susceptible de caer en las redes cúlticas

  • No se trata de inteligencia, ni de edad, ni de posición social o económica

  • No se trata de nivel educativo

A la luz de lo antes mencionado, cualquier persona puede caer en las redes cúlticas. Las personas que entran a los cultos no tienen un perfil determinado. No hay ninguna condición humana, ni ningún rasgo de personalidad que haga más susceptible a una persona que a otra para entrar a un culto. No se necesita ser ni más inteligente ni más guapo no más rico para entrar.

Lo que sí pueden ser razones para entrar a un culto son algunas situaciones personales de crisis como las que acabamos de mencionar: soledad, afán de novedad, pérdida de valores, falta de expectativas, falta de información, crisis, etc.


¿Cuáles son las características de personalidad del líder sectario y como puede someter a tantas personas a su servicio?


                                                                                               


Last changed: 09/01/11


Spider-Map