Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto ni oculto que no haya de saberse...                      "El control psicológico del líder sobre el grupo sectario puede ser tan poderoso que el grupo puede convertirse esencialmente en una proyección de la psiquis del líder.” (West, 1996)
Testimonios de víctimas de sectas destructivas, daño psicológico, físico y económico

Red de Apoyo
¿Grupo Sectario?     .
Peligrosidad
Los Más Peligrosos     .
Persuasión Coercitiva       .
- Tipos de Técnicas
- "Negación del Yo"
Líder sectario
Adeptos
Trastornos Mentales      .
Delitos Sectarios
Nos Invaden
Virgen del Pozo
-     ENDI
Los Moonies
Secta Polígama
Asoc. Gnóstica
Sistema Isha
Buenos Aires Yoga S.    .
Publicación
¿Quiénes Somos?    .
"Nuestra Labor"
Contáctenos

 

 

 

 


Látigos, mortificaciones, sacrificios

 

 

 

 


 


No razona, obedece

 

 

 

 


 

 



 

 

 

 


 




 

 

 

 


 

Privación del Sueño

 

 

 

 


 

Técnica de Control

 

 


 

 












Privación de Sueño

 


Tecnicas de Control y Sus Propósitos

en las SECTAS

© RAVICS, 2009

***********************-

 

En las dinámicas internas sectarias se llevan a cabo una serie de prácticas secretas que tienen como denominador común el control de sus adeptos. La mayoría de las personas piensan en control mental cuando se habla de técnicas de control. Pero la verdad es que el control se extiende más allá de la mente y llega hasta la estructura misma de la personalidad del sujeto.

 

Las técnicas de control se ejercen a través de una red de procedimientos, estrategias, recursos e influencias que va destruyendo la identidad original del sujeto (creencias, sentimientos, emociones, dignidad, conducta, pensamiento, etc.) y la sustituye por otra cuya característica más sobresaliente es la docilidad ante las órdenes, el sometimiento y la dependencia psicológica. El éxito de la captación de víctimas en sectas peligrosas depende de la anulación de la persona original para transformarla en un sujeto inseguro, inquieto y miedoso; fácil de manipular, dominar, intimidar y controlar. Para ello se valen de técnicas de persuasión coercitiva o técnicas de control mental y lavado de cerebro; provocado por la sugestión inducida o autosugestión. Buscan detener el pensamiento o razonamiento lógico.

 

Al conjunto de procedimientos y recursos utilizados para conseguir estos fines se le conoce con diferentes nombres: persuasión coercitiva, técnicas de persuasión, técnicas de control mental, lavado de cerebro, manipulación mental, sugestión inducida, autosugestión, (autohipnosis), técnicas para detener el pensamiento, etc. No importa el nombre, cualquiera que sea el nombre utilizado, todas se reducen a lo mismo. Traen las mismas consecuencias. Persiguen las mismas finalidades. Comparten muchas de las características. Son métodos cuya finalidad última es provocar la destrucción del juicio crítico, la voluntad y la libertad de decisión de las personas. Persiguen someter y manipular a sus víctimas a través del engaño y la dependencia psicológica. Son practicadas con regularidad sistemática y precisión matemática. Se ejercen con fuerza creciente sobre sus víctimas; provocando inclusive graves trastornos psicológicos. (Ver también artículos relacionados titulados Trastornos Mentales y Persuasion Coercitiva)

Todas las técnicas están dirigidas a controlar:

  • la conducta propia de la víctima

  • la información que recibe, procesa y utiliza la víctima

  • las ideas que conforman los pensamientos cotidianos de la víctima

  • los sentimientos y emociones íntimos de la víctima

  • el entorno personal, profesional, familiar y social de la víctima

Por eso acaban destruyendo la personalidad original de los sujetos sometidos, quienes transforman su manera de actuar, sentir, pensar y percibir la realidad. De ahí que las sectas que las utilizan se evalúen como grupos destructivos. La habilidad de razonar, de tomar decisiones, de diferenciar la realidad de lo imaginado, la verdad y la falsedad, de reconocer lo razonable de lo irracional, etc. son destruidas sistemáticamente. Los sujetos se convierten en auténticos muñecos humanos dispuestos a ejecutar cualquier orden de sus líderes sin someterla a evaluación previa. A veces, incluso, las víctimas llegan al extremo de sacrificarse hasta la muerte por las doctrinas defendidas por el líder y el grupo.

 

La peligrosidad de estas técnicas se esconde en la secretividad y el aislamiento que suelen caracterizar a estos grupos peligrosos. Es dentro del secreto y la lealtad exigida a los adeptos sectarios que las técnicas de control y dominio mental tienen mayor éxito. El desconocimiento que las personas comunes tenemos de estas técnicas, junto con la secretividad que las esconde del escrutinio público, aumenta las probabilidades de que tengan éxito en las víctimas. Nadie suele escapar de sus efectos si ignoran cómo trabajan. Y todo el mundo es susceptible de caer en las redes de estas estrategias. Es por ello que nadie debe subestimar la efectividad de las técnicas de control que utilizan las sectas.

 

Es importante sacar a la luz pública estos métodos. Mientras más conocimiento e información tengamos de ellas, mayores serán las oportunidades de reconocer el peligro que se esconde detrás de estos recursos. La información sobre sectas y sus dinámicas internas es la mejor defensa contra ellas. Si usted es una de esas personas que piensa que estas técnicas no pueden afectarle, le invitamos a dar una ojeada a este artículo.

 

En la siguiente lista descriptiva intentamos exponer las técnicas más frecuentes. Advertimos que no son las únicas. La mayoría de estas técnicas no se ofrecen en su estado químicamente puro. Por lo general son depuradas, mejoradas, mezcladas, particularizadas e individualizadas para que sirvan mejor y de manera más eficiente, de acuerdo al momento y a la víctima. Además, las sectas suelen reciclar y reinventar las técnicas de engaño y destrucción continuamente.

 

Esta lista que presentamos a continuación no pretende ser final. Ni tan siquiera pretende ser exhaustiva. Sólo la presentamos como un ejemplo de las dinámicas que se llevan a cabo en secreto dentro de las sectas. Invitamos a nuestros lectores a reflexionar en otras maneras de control. Seguramente las hay.

 

Mortificaciones

Es el conjunto de acciones cuya finalidad es afligir a los sujetos y causarles la mayor cantidad posible de pesadumbre y molestia (tanto a nivel físico, como psicológico, emocional, espiritual, moral, etc.). Se presentan en forma de oportunidades idóneas para que la víctima logre domar sus pasiones, castigando por ejemplo su cuerpo o refrenando su voluntad, porque se supone que las necesidades corporales, como el descanso o la comida, entorpecen y dañan gravemente el compromiso del adepto con el grupo. Además, desear satisfacer estas necesidades es manifestación del ego. Por tanto, el adepto debe negarse a sí mismo, abrazar las ideas del grupo y defenderlas con su vida, si es necesario.

 

El repertorio de sacrificios inventados por las sectas peligrosas es largo, extenso y variado. Aquí sólo presentamos algunos:

  • Penitencias- Imposición de castigos destinados a purificar una falta o mala acción. Es probable que la falta o mala acción sólo sea un invento o artimaña del líder para crear el escenario perfecto para el castigo. Por lo general, la penitencia no guarda armonía con la supuesta falta cometida. La falta es sólo una excusa para castigar al adepto. Las penitencias pueden ser públicas o privadas; personales o grupales. El período de tiempo varía, dependiendo de la mala acción que se quiera purificar.

  • Humillaciones- Generalmente son públicas. Les indoctrinan para que acepten la humillación voluntariamente, haciéndoles creer que al aceptarlo es un acto de verdadera humildad y en algunas sectas son consideradas como un ejercicio sano y oportuno para practicar la "Negación del Yo", por lo tanto, es justa y  merecida. Tienen la doble intención de agravar a la víctima y enaltecer al líder. El sujeto humillado se considera una mala persona a quien no se debe respetar; es merecedor de la humillación; es ignorado y, a veces, hasta repudiado por el grupo. La víctima se convierte en un contra modelo: ejemplo que nunca se debe imitar. El verdadero mensaje escondido en las humillaciones es “si no quieres estar en su lugar, debes obedecer”.

  • Castigos Públicos- Combinación de humillaciones y penitencias realizadas frente a un público que observa impotente, sin poder decir nada y sin la capacidad para emitir un juicio propio. Al sujeto castigado se le pisotea su dignidad como persona humana; sus afectos y sentimientos son objeto de mofa y ridículo. o Sacrificios. Pueden ser impuestos (oraciones diarias, ayunos, ejercicios penosos, etc.)

  • Sacrificios Sugeridos- (quienes los realizan son considerados superiores al resto del grupo). En muchos casos se utilizan instrumentos que ayudan a hacer los sacrificios corporales más efectivos: látigos con púas, guayos, cilicio, etc. Como estos últimos son sólo sugeridos, se considera que el sujeto accede a realizarlos en su persona por voluntad propia. Nada más lejos de esta percepción. La presión de grupo, la ansiedad de reconocimiento, el deseo de ser aceptado por el grupo y la presión del líder, actúan en la víctima como razones que justifican los sacrificios.

Privaciones de sueño o descanso. El descanso físico y psicológico que se consigue a través del sueño normal y continuo por un tiempo razonable es una necesidad básica de todo ser humano. Por tanto, privar o impedir su satisfacción de manera sistemática y continua es una práctica que atenta contra la salud personal de los sujetos. La carencia de suficiente cantidad de sueño puede ocurrir por motivos psicológicos o somáticos (trastornos del sueño), por decisión personal o por inducción deliberada.

Cabe hacer el señalamiento de que varios estudios han demostrado que la privación selectiva de sueño puede producir, después de unos días, incluso también psicosis temporal. Esta última manera de privación del sueño es utilizada frecuentemente por las sectas destructivas y peligrosas.

 

A través de la inducción de privación del sueño estos grupos persiguen efectuar un paulatino debilitamiento físico, psicológico y moral que facilita la manipulación y control de las personas.

 

Algunas de las técnicas y procedimientos a través de los cuales se consigue inducir a la pérdida de descanso son:

  • Horarios irregulares de reuniones- Mientras más irregulares e intempestivas sean las horas de reuniones, mayor será la oportunidad de inducir los efectos de cansancio y ansiedad que se desea. La toma de decisiones en estas reuniones a destiempo no encuentra grandes obstáculos ni oposiciones entre los adeptos, pues lo que se desea es terminar cuanto antes para irse a descansar.

  • Interrupción en los horarios de sueño normal- Llamadas a altas horas de la madrugada para satisfacer un deseo del líder, responder a un determinado requerimiento o necesidad o, simplemente para responder a una duda o pregunta, se convierten en razones suficientes para despertar a los adeptos. A veces se les obliga a madrugar tras una reunión que ha terminado tarde en la madrugada, para continuar los trabajos de la reunión.

  • Apropiación del tiempo personal- Los adeptos que han alcanzado niveles superiores en la jerarquía de mando, no disponen de tiempo personal para dedicarse a su familia, su persona o asuntos íntimos y profesionales. El tiempo de cada cual debe ser “donado” a la secta. Con lo cual, el derecho a dormir y descansar normalmente se considera una manifestación egoísta.

  • Limitación extrema del horario del descanso- Como la secta y, en su nombre el líder, es dueño del tiempo de los adeptos más leales y fieles, estos deben aprender a limitar al máximo su horario de descanso. Se hace creer al adepto que mientras menos duerma, mayor cantidad de tiempo podrá dar al grupo y mayor santidad, respeto y elevación tendrá dentro de la jerarquía sectaria.

  • Programación recargada de tareas a realizar en el menor tiempo posible- El adepto tiene que realizar tareas específicas, numerosas y variadas con una agenda de horario y fechas límites. Los asuntos de la secta son siempre urgentes y más importantes que los propios. De esta manera, el adepto siempre está ocupado, no tiene tiempo para “pensar” en sí mismo y en sus necesidades y se convierte en un ser manejable en extremo. Dormir mientras tiene tareas pendientes para realizar es imposible y se considera una falta de responsabilidad, dignidad y respeto hacia el grupo.

Es sencillo inferir que un sujeto con este cuadro circunstancial sea fácilmente controlado y manipulado.

 

De acuerdo a estudios realizados en torno a la carencia de sueño y descanso, las consecuencias pueden ser variadas y complejas. La teoría que ve en el sueño un proceso «somático», apoyada por Freud y que aún prevalece como la más aceptada hoy día, fue expuesta por W. Robert en el 1886. La teoría sugiere que el sueño posee la facultad para ayudar a organizar impresiones o ideas, que permanecen inacabadas en nuestro pensamiento y sólo lo han rozado fugitivamente, en forma lógica y coherente. Este autor basa su teoría en dos hechos comprobados: la frecuencia con que en nuestros sueños se incluyen las impresiones diurnas más secundarias y lo raramente que soñamos con lo que más nos ha interesado en nuestra vida diurna.

 

Se concluye de esta manera la suposición de que un hombre al cual se le despoje de la facultad de soñar, contraerá en poco tiempo una perturbación o trastorno mental, pues en su cerebro se acumulará una masa de pensamientos inacabados, no terminados de pensar y de impresiones insignificantes, bajo cuyo peso quedaría ahogado aquello que debería ser incorporado en la memoria. De tal manera, se desarrollan patrones de inconsistencia en su proceder, inseguridad y confusión, lo cual podría incrementar un sentido de dependencia en el criterio de una fuente de confianza, por causa del incremento en la desconfianza de él mismo sobre sus propias decisiones, análisis y juicio. Se presta igualmente a la posibilidad de que debido a todas las piezas que faltan para componer lógicamente el rompecabezas de sus pensamientos, se torne vulnerable en aceptar ideas fantasiosas que le hagan sentido y llenen sus lagunas de pensamientos hasta formar la totalidad del rompecabezas, incorporándolo de esta manera a la memoria, creyendo en una “historia fantasiosa".

 

Múltiples estudios señalan los efectos de privación de sueño en las funciones de memoria y aprendizaje. La privación del sueño REM dificulta el recuerdo de los aprendizajes de la vigilia, dificulta la adquisición de aprendizajes al día siguiente, pero no altera la consolidación de aprendizajes simples. El rendimiento cognoscitivo disminuye durante largos periodos de privación de sueño.  En varios experimentos del sueño se ha encontrado que la privación selectiva puede producir, después de unos días:

  • dificultad para fijar la atención, incapacidad para seguir una línea recta de pensamiento, disminución de la capacidad racional y de concentración, disyunción de asociaciones

  • desorientación espacial y temporal

  • deficiencias en la memoria

  • somnolencia diurna con micro-sueños y despertares

  • alteraciones afectivas y conductuales: miedo, stress, depresión clínica, agresividad, provocando rasgos depresivos o maníacos, ansiedad, etc.

  • trastornos, pérdida del sentido de la realidad y estados alterados de conciencia, despersonalización, psicosis, ilusiones, alucinaciones visuales y auditivas

  • aflojamiento de sus mecanismos habituales de defensa

  • en los pacientes más jóvenes que sufren este síntoma, se han descrito fracasos escolares y trastornos de conducta

Pueden manifestarse efectos fisiológicos y neurológicos, además de psicológicos y morales negativos. Aunque estos efectos son reversibles tras períodos de descanso prolongados, no dejan de ser extremadamente peligrosos por las consecuencias inmediatas que puedan acarrear. El mayor peligro que entraña la somnolencia excesiva diurna es el alto riesgo de sufrir accidentes de tráfico y laborales. Numerosos estudios han confirmado este fenómeno. Imagínese, por ejemplo, un adepto con carencia de sueño que tenga que conducir un auto para asistir a una reunión de madrugada. El peso del cansancio puede ser fatal.

 

Intimidación

Es la técnica en la que se utiliza el miedo, el terror y el pánico para obtener del otro lo que se le ordena. La intimidación puede manifestarse en forma de:

  • amenazas físicas, psicológicas o morales

  • lenguaje corporal como lo son miradas turbias, gestos groseros • improperios o abusos verbales

  • advertencias o sugerencias de maltrato

  • acoso emocional, chantaje

Lo que se dice o insinúa en las amenazas raras veces se cumple en la realidad. Sin embargo, su efecto y eficiencia se amparan en la creencia del adepto de que la amenaza se cumplirá realmente. Por eso basta con advertirle, verbalmente o con gestos lo que le espera si no obedece. Así, por ejemplo, en una secta peligrosa de tipo mariano se le recuerda constantemente al adepto que si no mantiene su promesa de lealtad y fidelidad, ganará la condena eterna.

 

Aislamiento y Enajenación

 Alejar a los adeptos de su entorno familiar, profesional y social provoca desamparo y soledad. El aislamiento se manifiesta en dificultad para comunicarse con otros sujetos que no sean de la secta. En este proceso se va perdiendo la capacidad de recibir información no reciclada, diferente a la suministrada en el interior de la secta. Sin referencias externas, diferentes a las suministradas en el interior de la secta, el adepto queda asilado de información que pueda darle otra visión de lo que está ocurriendo. Un sujeto en estas condiciones es fácil de controlar.

******************


Referencias

  1. Carlson, N. R, (2007), Foundations of physiological psychology (7th. ed.) Boston, MA: Allyn & Bacon.
  2. Freud, S., Strachey, J., Freud, A., Straghey A. y Tyson, A. (1900), The Interpretation of Dreams- First Part (Standard ed.). London, Great Britain: London The Hogarth Press and the Institute of Psychoanalysis.

Last changed: 05/29/13

 
¡Denuncia, defiende tu dignidad, ejerce tu derecho!              Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto ni oculto que no haya de saberse...         Las sectas destructivas buscan engañarte y desorientarte, para poder CONTROLARTE y utilizarte, aprovechándose de ti; valiéndose de falsas verdades de fe, mentiras y engaños.   Son un peligro, no tan solo para tu psiquis, el daño puede llegar a ser físico y económico; es devastador.                "El control psicológico del líder sobre el grupo sectario puede ser tan poderoso que el grupo puede convertirse esencialmente en una proyección de la psiquis del líder.” (West, 1996)......           ¡Denunciar es deber y responsabilidad del ciudadano!
 
Spider-Map